10 claves de la traducción de documentos

La traducción de documentos es un servicio que muchas empresas, instituciones y particulares solicitan a diario y que tiene una importancia relevante para todo tipo de proyectos, trámites o estrategias. La variedad de peticiones de traducción es muy amplia, y por ello los profesionales y empresas que ofrecen el servicio deben afinar mucho sus procesos para ofrecer un resultado de alta calidad. En BBLTranslation cuidamos nuestras traducciones hasta el último detalle y por eso hemos recibido la confianza de muchas empresas, instituciones y particulares que nos solicitan traducciones de documentos muy diversos (traducciones jurídicas, publicitarias, médicas, científicas, financieras…).
Hoy hemos querido concretar 10 claves importantes a tener en cuenta para la traducción de documentos:
  • El solicitante: antes de iniciar cualquier traducción es imprescindible conocer quién la solicita. El mero hecho de saber si la traducción procede de una empresa concreta, una institución pública o un particular, por ejemplo, y las características de este nos ayudará a la hora de realizar la traducción correspondiente. Además, también nos dará pistas sobre el tipo de especialista que necesitaremos para obtener un resultado óptimo. Como comentábamos al inicio del artículo, los solicitantes de una traducción pueden ser muy variados: Administración, empresas de sectores como la publicidad, los medios de comunicación, el ocio, la moda, los eventos… conocer este perfil es muy importante en cualquier proyecto.
  • El público final: si es importante conocer al solicitante, también lo será saber a quién irá dirigido el texto que vamos a traducir. Con ello conoceremos mejor el tono que debe contener, el género o el número del receptor y otros aspectos destacados que tengan que ver con el receptor. Por ejemplo, si recibimos una petición de traducción jurada de un certificado médico, de un informe bancario o de una licitación pública, sabremos que irá dirigido a un hospital, una entidad financiera o un organismo público, respectivamente, así como que se trata de una traducción que requerirá un tono totalmente formal.
  • El soporte: ¿dónde se publicará el documento? Sin duda, otro punto interesante a conocer por parte del traductor. Tener constancia de que un documento se publicará en papel (en un documento oficial, en una publicación, en un folleto publicitario, en un subtítulo televisivo, locutado en radio…) o en la red, por ejemplo, hará que el tipo de traducción pueda tener matices diferentes.
  • Los plazos de entrega: sin duda, la planificación es un aspecto crucial para cualquier proceso, también en la traducción de documentos. Por eso, tener fijado el plazo de entrega desde el inicio nos permitirá poner en marcha todo el mecanismo de traducción (seleccionar al traductor adecuado, enviar el texto, marcar los plazos de entrega, planificar las revisiones, etc.).
  • La corrección del texto: antes de la traducción es importante dedicar el tiempo necesario a la lectura y conocimiento del contenido del documento. Esto nos ayudará a detectar posibles errores previos a la traducción que deberemos trasladar al solicitante o cliente y que darán como resultado una traducción final de mayor calidad.
  • Los tecnicismos: otro elemento muy importante es el tipo de lenguaje del documento. Si estamos hablando de un documento médico, legal, científico… necesitaremos un traductor especializado en los tecnicismos de cada sector. En caso contrario, el resultado sería totalmente insatisfactorio y, por consiguiente, podría suponer un importante problema para el cliente.
  • El idioma: lógicamente, el idioma de origen y de destino del documento determinará gran parte de los procesos y participantes en él, como el traductor elegido, sin ir más lejos. Además, cada idioma dispone de particularidades que hacen que el tipo de traductor escogido sea clave para obtener un buen resultado final. Por ejemplo, si nos solicitan una traducción del inglés al español, inicialmente ya sabremos que estamos ante dos idiomas muy populares con los que se puede trabajar con cierta comodidad y disponer de un gran volumen de especialistas. En cambio, si recibimos un encargo de una traducción del turco al panyabí, estaremos ante un proceso más complejo por la dificultad de encontrar especialistas en ambos idiomas.
  • La revisión: la traducción de un documento requiere también un proceso de revisión final exhaustivo. Por ello, deberemos planificar la revisión o revisiones tras la traducción y designar un responsable para detectar posibles errores o cambios finales antes de la entrega del documento definitivo.
  • El formato de entrega: es posible que el solicitante desee que entreguemos el documento en un formato concreto. Nos referimos, por ejemplo, a peticiones de textos en documentos .doc (Word), o en formato .html (para traducciones de documentos que van a ir publicados en la red). Es importante conocer estos requisitos para que no entorpezcan el proceso de traducción y se incorporen a los pasos planificados.
  • El feedback: tras la entrega, la valoración de nuestra traducción debe ser importante para nosotros. Las impresiones del solicitante o cliente nos ayudarán a seguir mejorando procesos y resultados. Además, también nos permitirán identificar a los traductores mejor valorados o los documentos en los que hemos obtenido un resultado de mayor calidad.