Entrevista a una intérprete de lengua de signos

Article

La lengua de signos está presente en diferentes ámbitos de la sociedad, tanto en el ámbito público como privado. Sin embargo, su presencia todavía dista mucho de lo deseado y pone en situación de desigualdad a sus receptores, en este caso las personas con alguna discapacidad auditiva. Hoy hablamos con Triana, intérprete de lengua de signos (ILS), que nos habla de la realidad de los servicios de interpretación de este tipo y los retos para el futuro.
-¿Crees que en muchos casos la interpretación de lengua de signos es un paso hacia la igualdad de oportunidades de comunicación para las personas con alguna discapacidad auditiva?
-En muchos no, en todos. Una persona con alguna discapacidad auditiva tiene siempre desventaja, pues a lo largo de su vida pierde muchísima información. Es mediante la interpretación que estas personas pueden llegar a tener total acceso e igualdad de oportunidades a la hora de estar informados, poder ejercer sus derechos o no y, en definitiva, no estar marginadas socialmente.
-¿Qué dificultades principales encuentras a la hora de realizar un servicio de interpretación?
-En función de la situación de interpretación pueden darse multitud de ejemplos. En ocasiones, la persona oyente a la que interpretar no muestra facilidades para el trabajo, ya sea dirigiéndose constantemente al intérprete, entorpeciendo su trabajo, o poniendo en tela de juicio su veracidad. He vivido casos muy desagradables a lo largo de mi profesión, venidos por el desconocimiento de la persona con la que se trabaja. Por citar un ejemplo, y para que sirva de información, nunca le digan a un ILS «esto no se lo interpretes», pues nuestra labor es precisamente hacer llegar a la persona con alguna discapacidad auditiva toda la información a la que no puede acceder por sí misma.
También es recurrente que para la interpretación de actos, al ILS no se le informe anteriormente sobre el tema que se tratará, dejando al profesional en una situación de incertidumbre, enfrentándose pues a un directo sin preparación previa, lo cual dificulta mucho el trabajo.
A la hora de situarnos, también solemos tener problemas, ya que la lengua a la que interpretamos es viso-gestual y, por tanto, necesitamos estar colocados en un lugar con buena visibilidad para volcar el mensaje y que sea recibido, así como debemos disponer de una buena sonoridad, para poder captarlo antes de interpretarlo.
¿Qué papel tiene la ubicación del intérprete y los receptores y qué es lo más importante?
-Cuando dos personas oyentes se comunican, lo único que necesitan es cierta proximidad para poder oírse y un ambiente libre de ruido. Cuando esto se da con una persona sorda, lo necesario es que esta tenga libre de «ruido» su campo de visión. Esto significa una buena iluminación y ningún elemento que obstaculice al ILS. En concreto, en el caso de la interpretación, también el ILS necesita oír con claridad el mensaje que debe lanzar, pues de lo contrario no hay interpretación posible.
-Además del conocimiento de la lengua, ¿qué aptitudes crees que son elementales para ser un buen intérprete de lengua de signos?
-Una buena cultura general facilita mucho el trabajo, por no decir que la considero imprescindible. Las situaciones a interpretar pueden ser de todo tipo y los ILS no somos expertos en todo. Sin embargo, tener conocimientos al respecto de lo que estamos trabajando, ayuda a que el mensaje sea más inteligible y, en caso de no haber oído bien algo, siempre actuará la lógica si sabemos de qué trata el asunto. En cierto modo, un ILS en activo tiene la suerte de ir ampliando sus conocimientos con facilidad, ya que allí donde interpreta siempre aprende.
-En el caso del español, ¿qué características diferenciadoras tiene la interpretación de lengua de signos? ¿Son muchas las diferencias con otros idiomas, o los patrones son los mismos?
-Tanto en español, como en el resto de lenguas de signos, esta se caracteriza por la cultura e idiosincrasia de quienes las usan. Al igual que pasa con las lenguas orales, estas se van definiendo por el uso que se les da y tanto van quedando en desuso algunos signos como van surgiendo neologismos. Si bien es cierto que guardan una similitud entre ellas: la estructura gramatical. Si bien la lengua oral española usa el orden Sujeto-verbo-objeto (yo bebo agua), en lengua de signos el orden sería el siguiente: Sujeto-objeto-verbo (yo agua beber). Y siempre usando los verbos en infinitivo, pues para conjugar, se utilizan otros signos previos al verbo, véase «yo comí» – «yo pasado comer».
-¿Crees que se tiene suficientemente en cuenta la necesidad de este tipo de interpretación?
-En absoluto. Las personas con alguna discapacidad auditiva viven una situación de marginación constante respecto a la información. Ya sea en la televisión, en mítines, ayuntamientos, juzgados, reuniones de trabajo, de colegio… En resumen, en toda situación de comunicación. Para solventar esto haría falta que desde el gobierno y los ayuntamientos se impulsara la figura del ILS, no solo para mítines políticos, sino para que las personas con alguna discapacidad auditiva puedan disponer de este servicio tanto en actos burocráticos, como en educación, en televisión, etc. Actualmente los ILS del ámbito educativo trabajan la mitad de las horas lectivas con el alumnado con alguna discapacidad auditiva, lo que les expone a una desventaja muy grave respecto a sus compañeros oyentes, quienes tienen acceso a las clases al completo.
 

Nuestros valores

Tu éxito es nuestro éxito

Rapidez y confidencialidad

Traductores nativos especializados

Garantía cero errores

"La traducción es el precio que se tiene que pagar para convertir una oportunidad en éxito"

Preguntas

España: +34 93 187 6994

Italia: +39 06 983 52558

Reino Unido: +44 208 180 1993

Formulario

Advertencia importante: le aconsejamos que lea detenidamente el contenido del presente texto legal con carácter previo a facilitar cualquier dato de carácter personal a través de la web de Bibielle Global Translations, SL., propietaria y responsable de la correcta aplicación de la Política de Privacidad.
De conformidad con la normativa de aplicación a la protección de datos de carácter personal, y conforme a las nuevas disposiciones contenidas en el Reglamento General Europeo de Protección de Datos (en adelante RGPD), de directa aplicación el 25 de mayo de 2018, Bibielle Global Translations, SL le informa de lo siguiente:
i. Datos de contacto del Responsable del tratamiento: Bibielle Global Translations, SL (en adelante BBL), con CIF B65336885 y domicilio social en Muntaner 200, 1ª planta Barcelona, 08036 España y correo electrónico de contacto legal@bbltranslation.eu

ii. Finalidades: los datos recogidos mediante el correo electrónico de contacto, o formulario para la solicitud de presupuesto de servicios, serán incorporados a los ficheros titularidad de BBL con la finalidad de atender, tramitar y dar respuesta al objeto de su solicitud o contacto. Los datos facilitados no serán utilizados con finalidades distintas a las que motivó su recogida.

iii. Adicionalmente, y de manera voluntaria, podrá prestar su consentimiento (marcando la correspondiente casilla o registro) para el envío, por cualquier vía y/o medio electrónico, de comunicaciones comerciales y mantenerle informado, acerca de los servicios que, siendo similares a los actuales, puedan resultar e su interés, y BBL ofrezca a sus Clientes y usuarios en condiciones más ventajosas, y la realización de encuestas de mercado o satisfacción del cliente.

iv. Conservación: los datos serán conservados por el tiempo exclusivamente necesario para alcanzar los fines que motivaron su recogida, dar respuesta al objeto de su solicitud o contacto y mientras exista un interés mutuo, siendo suprimidos cuando dejen de ser necesarios a tales fines, finalice la relación comercial o contractual entablada, salvo que su conservación venga dispuesta por una obligación legal.

En el caso de prestar su consentimiento para el envío de comunicaciones comerciales, los datos personales serán tratados de forma activa mientras ostente la condición de Usuario, o no revoque su consentimiento.

v. Comunicación de datos: en ningún caso sus datos serán cedidos o comunicados a terceros, salvo obligación legal; ni se efectuará transferencias internacionales de los mismos, salvo consentimiento inequívoco del interesado, previa información de los posibles destinatarios, finalidad y, en su caso, país de destino.

vi. Deber de secreto: BBL cumple estrictamente el deber de secreto y confidencialidad de los datos de carácter personal, habiendo implementado, a estos efectos, las medidas de índole técnica, organizativa y de seguridad necesarias para evitar su alteración, pérdida, tratamiento y/o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la técnica, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos, todo ello, conforme a lo establecido por la legislación española y europea de Protección de Datos de Carácter Personal.

vii. Derechos que asisten al interesado:

a. Ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, limitación del tratamiento, portabilidad de datos y no ser objeto de decisiones individualizadas automatizadas, mediante escrito dirigido a Bibielle Global Translations, SL, Calle Muntaner 200, 1ª planta Barcelona, 08036 España o a través de la dirección de correo electrónico legal@bbltranslation.eu indicando el objeto de su solicitud, y acompañando DNI o pasaporte que le identifique.
b. Reclamar ante la Autoridad de Control: si un usuario considera que no se está haciendo buen uso de sus datos, y no es atendido por BBL podrá dirigir una reclamación a la autoridad de protección de datos que corresponda, siendo la Agencia Española de Protección de Datos la indicada en nuestro País.

viii. En el supuesto de que reciba comunicaciones comerciales por medios electrónicos, de conformidad con la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), podrá retirar su consentimiento, darse de baja o modificar sus datos utilizando el mismo canal, a través de la dirección de correo electrónico legal@bbltranslation.eu que se designará en cada comunicación.