Traducción jurídica, donde el idioma y la ley se unen

La traducción jurídica es un servicio que requiere un conjunto de habilidades únicas, ya que combina la experiencia en el ámbito jurídico, la experiencia en idiomas y la experiencia en traducción. Estar familiarizado con el lenguaje de los discursos jurídicos es esencial, así como el conocimiento del campo legal en su totalidad. Un traductor jurídico debe conocer las leyes que aplican en el país de los textos con los que trabaja, además del marco legal del sistema y la terminología que se utiliza.

En las traducciones jurídicas casi no hay margen de error y no se puede ser creativo. Al igual que en cualquier traducción, es de suma importancia que la traducción sea fiel al original; sin embargo, encontramos un énfasis adicional en la exactitud cuando se trata de traducciones jurídicas. Un pequeño error de redacción puede resultar catastrófico para las partes involucradas. Las traducciones jurídicas deben cumplir con el equilibrio entre transmitir el mensaje original y, lograr el efecto y la inteligibilidad en el idioma de destino.

Nuestros traductores son expertos en el ámbito jurídico y aplican sus conocimientos para conseguir traducciones legítimas, precisas y con información certera. Además, son hablantes nativos del idioma de destino, es decir, que poseen el conocimiento necesario de la terminología de las traducciones jurídicas. Esto significa que podemos garantizar traducciones jurídicas de alta calidad. Entre los documentos que traducimos más frecuentemente se encuentran: el poder notarial, estatutos, acuerdos, salidas a bolsa y demandas. Trabajamos, también, con traductores jurados cuando se requieren certificaciones y traducciones oficiales; las traducciones juradas son las que las autoridades reconocen oficialmente. Nuestro equipo de abogados proporciona servicios de traducción jurada para grandes firmas de abogados, empresas y particulares con la máxima calidad garantizada desde el punto de vista jurídico y lingüístico. Todas nuestras traducciones juradas se llevan a cabo por traductores jurados para garantizar la completa validez legal de la traducción.

Por encima de las habilidades legales y traductológicas que se necesitan, existe la cuestión de la confidencialidad. Los traductores jurídicos trabajan a menudo con información sensible que requiere la máxima privacidad.  Cualquier falta a la confidencialidad puede provocar daños irreparables tanto para la empresa de traducción como para su cliente. En BBLTRANSLATION estamos orgullosos de nuestra tasa de satisfacción del cliente del 100 % y de contabilizar 0 filtraciones de información.

Garantizamos traducciones de forma rápida y confidencial. Solicite presupuesto sin compromiso para sus traducciones jurídicas, estaremos encantados de atenderle.



Deja una respuesta

diecinueve − diecisiete =