song

Desde que el hombre de las cavernas dio en plasmar sus pensamientos artísticos con pintura en las paredes de su primitiva vivienda, la especie humana ha estado siempre sujeta a los equívocos comunicativos. ¿Era eso un ciervo o un buey? ¿«Constipated» significa resfriado o algo más peliagudo y vergonzoso? ¿Dice Rihanna lo que parece que dice en esa canción que suena por la radio? Ateniéndonos a la esfera musical, muchos artistas han difundido versiones traducidas de sus hits a diferentes idiomas, a veces con resultados más afortunados que otros. A continuación, puedes consultar una lista con 7 malentendidos hilarantes en la traducción de canciones, algunas muy conocidas.

1. Phil Collins – Tarzán

Las canciones de nuestra infancia son raramente procesadas por nuestras diminutas e inocentes cabecitas cuando las escuchamos por primera vez. Sin embargo, con el paso del tiempo es posible que reconozcamos ciertas incongruencias. En el caso de la versión española del tema de Tarzán, interpretada por Phill Collins, más que un resultado incoherente, lo que suena se parece más a un manifiesto dadá que, en comparativa, deja la declaración de intenciones de Tristan Tzara como un tratado de lógica elemental. ¿No pudiste haber consultado a tu vecino mexicano, Phill?

«Nos escuches ya mas / qué pueden saber / si nos queremos mañana y hoy / entenderán, lo sé / Tal vez el destino te hará pensar / mas la soledad tendrás que aguantar. / Entenderán, lo se / ¡Lo haremos juntos, pues!”.

2. Jonathan Richman – Vampiresa Mujer

Al líder de los Modern Lovers le encanta traducir sus canciones a diferentes idiomas, particularmente al español. El problema es que lo hace con lenguas que desconoce. En el caso de ‘Vampire Girl’, la versión castellana contiene una colección desternillante de incongruencias verbales. No obstante, lo que importa de la música de Richman es el ritmillo inherente a su lírica ingenua. Tanto da que traduzca gerundios de manera literal o encaje palabras al azar por la sola gracia de su rima; de vez en cuando, incluso sin querer, encuentra hallazgos preciosos, como ese neologismo de «mujer vampiresada» que si lo hubiera acuñado un Cela o un Umbral ya estaría, ahora mismo, en el Diccionario de la Real Academia. ¡Larga vida a Richman!

«Escúchame, un momento o dos/ y confesaré a vosotros/ no puedo evitar mirando las mujeres siniestras/ tengo que reconocer/ voy a notar la vampiresa mujer.»

3. Beyoncé – Si yo fuera un chicó

En este caso, la letra española de la canción ‘If I were a boy’ es sintácticamente correcta y no incurre en meteduras de pata colosales, pero la acentuación… es otra cosa. Para que la canción «rime» mentalmente con su original inglés, Beyoncé canta «chico» como si fuera una palabra aguda, dejando en nosotros un regustillo siniestro.

“Si yo fuera un chicóoooo…”

4. Scorpions – Vientos Nuevos

Alguien debería decirles a estos viejos rockeros que la expresión «winds of change» no es literalmente traducible al español como «vientos nuevos». La literalidad suele ser enemiga de la emoción cuando tratamos de conectar lenguas desconocidas, de ahí que la versión castiza de este clásico parezca hablarnos de climatólogos intentando comprender los soplidos del Dios Eolo.

«El futuro ya se ve/ se puede hasta tocar/ soplando con los vientos nuevos»

5. Suzanne Vega – Luka

Si nos atuviésemos al siguiente párrafo, no creo que nadie pudiera tener la menor idea de la temática real de la canción. ¿Un partido de rugby? ¿Una pelea en el patio del cole? Ay, Luka

“Creo que es porque soy torpe / Yo intento no hablar demasiado alto / Quizá es porque estoy loco / Intento no actuar con soberbia / Ellos solo te pegan hasta que lloras / Y después, no preguntes por qué / solamente no discutas más”

6. Los campos magnéticos – No te puedo tocar más

El trabajo que hizo este grupo de argentinos intentando llevar al español el magnum opus de Stephin Merritt, líder de The Magnetic Fields, es apreciable, pero después de traducir varias veces «I can’t touch you anymore» como «no te puedo tocar más», deciden ponerse traviesos y decir «no te puedo toquetear», lo que inevitablemente deja un poso inquietante en nuestras mentes. Casi parece remitirnos a un juicio de abusos: «señale en el muñeco dónde le toquetearon». Que luego añadan que el motivo de esa ausencia de gracia táctil es «por el odio que me das» tampoco acaba de sonar muy eufónico.

 

«No te puedo toquetear / por el odio que me das»

7. Jimmy Fontana – Delilah

Cerramos la lista con una canción que, aun traduciendo la original de manera inexacta, lo hace al menos de manera gramaticalmente correcta, con una adaptación infiel pero que evita dar patadas al diccionario. Y lo que es más importante: saltándose a la torera el verso en el que Tom Jones glorificaba el asesinato de la mujer que da nombre a la tonada. En la versión de Jimmy Fontana nadie calla la risa de Delilah (o Dalila) con una puñalada. Sí, has leído bien. Puede que hayas escuchado mil veces la canción en inglés sin reparar en esa parte, con la que hoy por suerte sería imposible de obtener la luz verde de ninguna discográfica con dos dedos de frente:

«She stood there laughing I felt the knife in my hand and she laughed no more»

Para evitar que te pase lo mismo que a estas estrellas internacionales, evita dejarte llevar por los servicios de traducción automática o verás cómo las cejas de los nativos se arquean delante de ti de manera ofendida y denunciadora.


[:es]Cosas a destacar de IBTM World 2017 en Barcelona [:] [:en]Why is it essential to have a sworn translation of your university degree?[:es]¿Por qué necesito la traducción jurada de mi título universitario?[:]