realacademiaespanol

Como muchos ya sabéis, una de las novedades introducidas por la RAE en la Nueva Ortografía de la lengua española que publicó en el 2010 junto a la ASALE fue la desaparición de la tilde diacrítica del adverbio “solo” y los demostrativos “este, esta, estas, estos”; una novedad más que polémica y controvertida…

No todos aceptaron este cambio radical que la madre de todas las normas decidió implantar. Algunos por contrariedad, otros por orgullo y otros por haberse pasado tantos años estudiando la gramática de la lengua española con el fin de conseguir utilizar de manera correcta esta tilde diacrítica, tal y como se exigía antes.

No es de extrañar que varias de esas transformaciones hayan sido objeto de rechazo por gran parte de la población hispano hablante. Pero, cabe subrayar, que este rechazo es estrictamente personal y no inhabilita la norma oficial, con la que se tiene que cumplir (sobre todo los lingüistas).

Hace unos meses, los periódicos empezaron a publicar la que parecía la gran noticia del año en el campo de la lingüística: la RAE reconocía su “derrota” en la propuesta de eliminar la tilde del adverbio “sólo” y los demostrativos “éste, ésta, éstos, éstas”.

¿Cómo lo interpretaron los lectores? Cuando alguien reconoce un error o una derrota, está rectificando un punto en el que se había equivocado; así que muchos pensaron que volveríamos a utilizar la norma anterior.

Pero es que cuánto más los periodistas escriben al respecto, menos nos aclaran las cosas.

A día de hoy, aún podemos leer las palabras del académico Salvador Gutiérrez, que afirma que la supresión de la tilde fue solo una recomendación. Cualquier profesional de la lengua sabe muy bien la diferencia entre una norma y una recomendación. Por lo tanto, ¿puede un lingüista español, académico y miembro de la Real Academia Española equivocarse en esto? ¿Puede un doctor en filología hispánica de tal envergadura como el Profesor Gutiérrez, dictar una norma y luego afirmar que era una recomendación? Juegos de palabras, juegos de poder… ¿Qué es todo esto?

Pues bien, el Departamento de “Español al día” de la RAE contestaba a Bibielle Global Translations y le decía que “Como todos sabemos, lo que aparece en los medios de comunicación como dicho por una persona no siempre es lo que esa persona dijo en realidad.”

Un artículo sobre lingüística española como el publicado en el periódico El Mundo no va a tener la misma repercusión que si se publicara en una revista de lingüística; por lo tanto, es preciso utilizar un lenguaje cuyo objetivo sea captar la atención del lector y mantener su interés. A tal fin, a menudo se opta por la hipérbole, como en el caso del término “derrota”, aquí utilizado.

Pero todo puede ser. Puede que realmente haya admitido su “derrota”, pero, ¿por qué ponerla entre comillas? ¿Quiere hacer referencia a algo que acaso no es así y es la opinión de otros?

Bibielle Global Translations ha decidido ir a “Palacio” y preguntárselo directamente a la autoridad suprema de nuestra lengua.

La RAE afirma que “De acuerdo con las reglas vigentes, hoy no solo es correcto escribir siempre sin tilde la palabra solo (también cuando es adverbio) y los demostrativos (también cuando son pronombres), sino que es la opción más recomendable, incluso cuando exista riesgo de ambigüedad, como ocurre en enunciados como estos:

Me he tomado un café solo.

¿Por qué ocultaron aquellos documentos al juez?

Se pueden seguir tildando los pronombres demostrativos y el adverbio solo, pero exclusivamente cuando existe riesgo de ambigüedad porque pudieran interpretarse en un mismo enunciado como adverbio o como adjetivo, o como determinantes o como pronombres a la vez, y no en todos los casos. De manera que en enunciados en los que no existe ese riesgo (como los siguientes), se considera incorrecto escribir el adverbio solo y los demostrativos con tilde (es decir, es obligatorio escribirlos sin tilde):

Solo quiere celebrar su cumpleaños con nosotros.

Esta no me gusta nada; prefiero esa.”

Por lo tanto, queda claro que la RAE no tiene previsto realizar ningún cambio en el planteamiento de esta norma y, nosotros, como empresa de traducción y como profesionales de la lengua, esperamos haber aclarado las dudas que hoy en día existen sobre este asunto.


BBL Localizes Food Across Cultures La App médica SocialDiabetes habla italiano gracias a BBL